Nuestros analistas aprecian las primeras señales de que las presiones de costes sobre las  empresas podrían atenuarse pronto. Sin embargo, la presión sobre los bancos centrales se  mantendrá alta. 

fidelity

De acuerdo con la última encuesta a analistas de Fidelity International, las expectativas de  encarecimiento de los costes de producción han comenzado a moderarse. De media, nuestros  161 analistas encuestados en todo el mundo esperan que los costes tanto laborales como no  laborales aumenten durante los próximos seis meses, pero en menor medida que en los meses  anteriores, lo que sugiere que las presiones inflacionistas podrían estar empezando a atenuarse. 

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La media ponderada de las expectativas de costes no laborales de los analistas cayó el mes pasado en todos los sectores, excepto en el sanitario. Dentro de ciertos sectores, existen incluso  expectativas de que se reduzcan los costes: un pequeño porcentaje de analistas que examinan  las empresas de materiales y de tecnología de la información prevén un descenso moderado de  los costes no laborales en los próximos seis meses. 

Cualquier señal de relajación sería bien recibida por las economías, que se han enfrentado a  subidas de precios durante 18 meses consecutivos y presentan bases de costes mucho más altas  ahora que antes de la pandemia. También daría algo de margen a los bancos centrales a la hora  de fijar el rumbo de la política monetaria. Sin embargo, incluso si las presiones inflacionistas remitieran, las perspectivas de bajo crecimiento mundial indican que la estanflación sigue siendo  una hipótesis realista. 

Asimismo, nuestra encuesta revela que las expectativas en torno a los costes laborales se están  moderando más lentamente que los costes no laborales, aunque las positivas cifras de empleo  no agrícola de EE.UU. publicadas a primeros de mes señalan que los mercados laborales se  mantienen tensionados, lo que eleva el riesgo de que aumenten las presiones salariales.