"Dado que es muy probable que se produzca una recesión mundial en 2023, en lugar de asignar a un índice amplio de bonos con todos los vencimientos, quizás permanecer más cerca de casa con vencimientos a corto plazo sea una mejor manera de acceder a esos mayores rendimientos", apuntaba Chris Bowie en su blog hace un par de días.

También comenta que realizó un análisis del índice ICE/BAML US Broad Market, de bonos gubernamentales y corporativos, en donde vió que el rendimiento inicial explicaba prácticamente todos los rendimientos futuros, al tener un horizonte de inversión de 5 años. Ello se convirtió en la base de un seminario web que realizó hace tres años y que sigue aplicando hasta ahora.

Así Bowie puntualiza que descubrió que, al observar las rentabilidades totales durante periodos consecutivos de 5 años, la rentabilidad de ese índice en el primer día del periodo de 6 años terminó explicando más del 90% de la rentabilidad posterior, como muestra el siguiente gráfico y con una bondad de ajuste alta (0,9166):