La última década fue una de las mejores para una cartera tradicional 60/40, pero desafortunadamente debido a unos rendimientos de los bonos cerca de mínimos, todo lo bueno llega a su fin.

No obstante, los ratios PER ajustados se encuentran en niveles muy altos, como el periodo previo al colapso del sector TMT, con las exposiciones beta tradicionales a un precio de perfección en medio de un mundo rodeado de incertidumbres. Es por ello, que además de buscar activos alternativos, viene bien no olvidarse de algunas partes de la renta fija que protegerán la cartera ante caídas abruptas del mercado.

Es por ello, que los inversores deberían estar buscando esa red de soporte a momentos de incertidumbre más que una cartera basada únicamente en exposición a largo plazo. Además, siempre se ha dicho que hay que diversificar, aunque encontremos dificultades para hacerlo con la renta fija, sobre todo considerando rendimientos iniciales tan bajos y aún más si se considera el aumento de la inflación y su impacto en la rentabilidad de la renta fija.

Por ello, se necesitará una gestión más dinámica y donde la diversificación es más crítico que nunca antes.

Entre los fondos de renta fija y con un riesgo menor al de la renta variable y con rentabilidades superiores a la inflación encontramos:

Global Opportunities Access - Sustainable Bonds USD: con un patrimonio de 1.165,7 millones de dólares y unos gastos corrientes de 0,94%, se trata de un fondo que alcanza una rentabilidad en lo que va del año del 8,9%, posicionándose entre los mejores de su categoría. No cuenta con demasiada historia pero al menos este año ha demostrado una gestión dinámica. La cartera tiene una duración efectiva de 4,59 vs. el 6,03 de la media de su categoría, con un rating medio de BB y un cupón de 2,01. Tiene una fuerte inversión en derivados. Entre las principales posiciones al cierre de octubre estaban:

Estrategias de Inversión

Pimco GIS Global Libor Plus Bond Funds: el patrimonio roza los 3.000 millones de dólares, y una rentabilidad en lo que va del año del 8,24%, lo que le hace ganador de 4 estrellas Morningstar y reconocimiento oro para los gestores, ocupando las primeras posiciones de los rankings.  El rating medio es BBB, con una duración efectiva menor al anterior de 1,86 y un cupón ponderado de 2,39. Invierte tanto en renta fija pública (37%) como en corporativa (14,5%) y posiciones líquidas (23%) y derivados. Entre las principales posiciones de cartera vemos:  

UBS Bond Sicav – Global Short Term Flexible:  de menor tamaño que los anteriores, tan solo 330 millones de dólares, y con un corta historia pero resultados destacados, ya que alcanza una rentabilidad en este año del 8,21%, a través de una gestora con fuerte exposición a derivados y deuda pública. Es un fondo, al igual que los anteriores, de renta fija global y por ello vemos entre las principales posiciones deuda del gobierno italiano y de Nueva Zelanda, como de México y Estados Unidos: