Ya son varios los estrategas de las casas de análisis que apuntan a una mejora en la percepción de China. Con una caída de casi el 20% desde los máximos de febrero, siendo la segunda mayor economía del mundo y a escasos meses del vigésimo Congreso del Partido Comunista, los estrategas de JPMorgan, Invesco, Goldman Sachs y otros comienzan a levantar la bandera (como el gobierno a las restricciones), sin quitar ojo a los riesgos, para buscar gangas en el mercado de renta variable chino. Hay señales de que el gobierno chino puede estar cerca de poner fin a su esfuerzo por controlar a las empresas privadas en el sector tecnológico, incluida la empresa de viajes compartidos Didi, a medida que la economía se desacelera.

Los fondos de renta variable chinos experimentaron salidas de 1.400 millones de dólares en marzo y abril, según datos de Refinitiv. Pero las entradas volvieron a subir hasta los 245 millones de dólares en mayo. El índice Shanghai Composite ha subido más del 13% desde el mínimo alcanzado el 26 de abril y se encuentra a otro 13% de alcanzar el máximo del año.

El lunes pasado se anunció que China concluía la investigación sobre ciberseguridad de la compañía Didi y restablecía la aplicación en las tiendas de China continental pronto, lo que ha llevado a que la cotización de la compañía se disparara un 23% la semana pasada.  A ella se sumaba el alza del 17,84% semanal en las acciones de Alibaba, tras anunciar que aumentaría el tamaño de su programa de recompra de acciones de 15.000 millones de dólares a 25.000 millones; así como el alza que experimentó Tencent Hondings +10,42%.

Entre las principales explicaciones de este comportamiento en el índice son:

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
  • Señales de que el gobierno chino puede estar cerca de poner fin al esfuerzo por controlar a las empresas privadas del sector tecnológico
  • Shanghái ha levantado muchas de las restricciones impuestas por su política de Covid CERO, alimentando las esperanzas de que el crecimiento económico pueda reactivarse más pronto que tarde
  • Las valoraciones parecen muy baratas a los ojos de los inversores. El múltiplo de beneficios futuros es muy bajo, sobre todo al compararlas con otras regiones o países

Además, China se podría beneficiar de las iniciativas del cambio climático a nivel global, con el apoyo del gobierno chino a las industrias y tecnologías emergentes, según Goldman Sachs, que apunto a oportunidades en LONGI Green Energy Technology (fabricante de chips) que en los últimos 3 meses ha subido un +18,42%, o el fabricante de componentes Luxshares Precision Industry +7,82% en el mismo periodo.

No obstante, la situación económica permanece en estado delicado, con unas ventas minoristas cayendo 11,1% anual en abril...a lo que hay que sumar el resto de riesgos. Un mercado inmobiliario, que detonó en Evergrande pero que es un tema que queda por vigilar, ya que su situación está lejos de ser ideal. Los precios siguen inflados y con las recientes medidas del gobierno contra los préstamos, llevando a una disminución en la cantidad de dinero disponible para que la gente compre propiedades, y hay numerosos proyectos de construcción abandonados. 

Pero el riesgo más importante es respecto a la estabilidad política y económica. El gobierno chino interviene y genera incertidumbre para los inversores. Además, la moneda sigue sin ser totalmente convertible y libre. A lo que también hay que agregar los riesgos geopolíticos, como lo es la relación entre China y EE.UU.

Sin embargo, gran parte del destino de las acciones chinas a largo plazo depende de la política, razón para prestar especial atención al 20º Congreso del Partido en otoño. Si Xi obtiene un tercer mandato pero tiene que lidiar con un sucesor claramente designado, según Gavekal Research, los mercados probablemente celebrarían el resultado, ya que sugeriría que los controles y equilibrios internos del Partido han ganado los intentos de gobierno de "one man show". Si Xi consolida su poder sin un sucesor claro, Gavekal dice que aumentaría los riesgos políticos de China a nivel nacional e internacional, dejando a los mercados "perplejos".

Pero de momento, que no pare la música!!!

El único fondo en positivo en lo que va del año es Fidelity China Focus A Acc Eur, un fondo 4 estrellas Morningstar, rating plata, con un patrimonio superior a los 2.700 millones de dólares, con una cartera con sesgo a grande compañías valor y con alta rentabilidad por dividendo, sobreponderado en el sector de servicios financieros (25,3%), energía (7,914%), materiales básicos (6,58%), e incluso sector inmobiliario (7,77%). Cartera compuesta por 77 posiciones, con una rotación del 11,75%, un active share del 68,33, y que en lo que va del año alcanza una rentabilidad del 6,54%, habiendo subido más del 9% en un mes.

Lo anterior resultado de un gestor líder y muy experimentado como lo es Jing Ning, con un buen equipo de apoyo y un enfoque de inversión distintivo. La gestora tiene más de 22 años de experiencia y lidera la estrategia desde finales de 2013, manteniéndose fiel a su disciplina valor en estos años, buscando modelos de negocios de calidad que están en desgracias y se negocian a valoraciones atractivas.