La escalada de tensiones en la frontera entre Rusia y Ucrania ha aumentado la ansiedad en torno al posible impacto en la economía europea. La principal preocupación es que Europa pueda sufrir una importante interrupción del suministro de gas ruso. Junto con la subida de los precios del petróleo, el aumento de los precios del gas representa un choque negativo para las principales economías europeas.

Espero que haya más ayudas fiscales, ya que los gobiernos intentan proteger a los consumidores y las empresas nacionales del aumento de los precios. Pero el Banco Central Europeo (BCE) se enfrenta a un dilema político más agudo, ya que debe equilibrar el aumento de la inflación con los posibles riesgos a la baja para el crecimiento. A medio plazo, Europa seguirá siendo vulnerable a las interrupciones del suministro de gas hasta que pueda desarrollar otras fuentes de energía.

Tras la invasión rusa de Ucrania, es probable que veamos el anuncio de más sanciones en los próximos días o semanas. Es probable que el impacto directo de estas sanciones en las principales economías europeas sea limitado. En la última década, los vínculos comerciales y financieros con Rusia se han debilitado en respuesta a las anteriores rondas de sanciones.

En su lugar, la principal amenaza para la economía europea proviene de su dependencia de las importaciones de gas natural de Rusia. Junto con algunas de las economías más pequeñas de Europa central y oriental, los principales importadores, Alemania e Italia, están especialmente expuestos.

Es probable que las posibles interrupciones del suministro de gas en Europa y el aumento de los precios de la energía afecten a la política de tres maneras:

En primer lugar, Capital Group espera que los gobiernos europeos intensifiquen su apoyo a los hogares y las empresas para protegerlos de la subida de los precios de la energía, reforzando las medidas adoptadas en los últimos meses. En el peor de los casos, con graves interrupciones del suministro y precios mucho más altos, los gobiernos podrían tener que reducir la demanda de energía y compensar a las empresas e industrias afectadas.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En segundo lugar, el dilema de la política del BCE se agudiza a medida que otro choque de oferta a corto plazo eleva la inflación y reduce el crecimiento. Normalmente, los bancos centrales intentan mirar a través de la volatilidad a corto plazo de los precios de la energía. Pero al BCE ya le preocupa que la política haya sido demasiado flexible durante demasiado tiempo. A la luz de los riesgos al alza de la inflación, espero que el BCE siga adelante con su intención de poner fin a sus compras de activos y considere la posibilidad de aumentar los tipos de interés. Pero es probable que proceda con cautela ante la extrema incertidumbre en torno a los precios de la energía.

En tercer lugar, aunque las principales economías europeas pueden hacer frente a las interrupciones del suministro a corto plazo y a la volatilidad de los precios, cada vez preocupa más la seguridad de su suministro energético a medio plazo. Será un reto para la Unión Europea (UE) reconstruir su almacenamiento de gas en la primavera y el verano si se producen continuas interrupciones del suministro y la demanda sigue siendo fuerte. La demanda de gas ha ido aumentando a medida que los países van eliminando el carbón. El gobierno alemán también ha confirmado el cierre de las centrales nucleares que le quedan para finales de 2022. Habrá una presión creciente sobre los gobiernos europeos para que sigan construyendo otras fuentes de energía. Pero esto llevará tiempo y dejará a Europa vulnerable a cualquier deterioro de las relaciones con Rusia.

Todavía existe una gran incertidumbre en torno a las posibles interrupciones del suministro de gas y la volatilidad de los precios. Los precios del gas natural han bajado considerablemente desde su pico de finales de 2021, pero siguen siendo altos en relación con la media de la última década. Los precios del petróleo también han subido, lo que aumenta la presión sobre los costes energéticos de los hogares y las empresas. Las principales economías europeas ya han experimentado una fuerte subida de los precios de la energía. Los precios del petróleo suelen repercutir rápidamente en los precios al consumo. Pero la repercusión de los precios del gas de la venta al por mayor a la venta al por menor varía según las economías, especialmente si se tiene en cuenta el apoyo de los gobiernos para proteger a los consumidores.

Es probable que los recientes aumentos del precio del gas sigan repercutiendo en los precios al consumo durante los próximos meses.

El anuncio de Alemania de que no certificará el Nord Stream 2, un nuevo gasoducto de Rusia a Alemania, no tiene ningún impacto directo en el suministro de gas, ya que no está operativo. Aun así, es posible que veamos una interrupción más significativa del suministro de gas en Europa si Rusia toma represalias restringiendo sus exportaciones a la UE. Esto también perjudicaría a la economía rusa, por supuesto, pero Rusia ha acumulado sus reservas de divisas para protegerse de tal eventualidad. 

Al principio del invierno hubo cierta inquietud por los bajos niveles de almacenamiento de gas, pero el clima templado ha aliviado las presiones de la demanda. A la vista de los actuales niveles de almacenamiento, las economías europeas deberían poder hacer frente incluso a una grave interrupción del suministro a corto plazo. Pero es probable que Alemania e Italia, los dos mayores poseedores de gas almacenado, tengan que redistribuirlo a los países más vulnerables. También es probable que la UE aumente sus importaciones de gas natural licuado. Aunque normalmente se espera que un clima primaveral más suave reduzca la demanda y los precios del gas, las posibles interrupciones del suministro podrían hacer que los precios se mantuvieran elevados.