Las compañías de software con sede en EE.UU., que se dispararon hasta alcanzar alturas vertiginosas durante la pandemia, han entrado en una desagradable espiral bajista desde noviembre del año pasado. En parte, esto se debe a la subida de los tipos de interés, que tiende a tener un impacto más adverso en las empresas de rápido crecimiento, como las de servicios en la nube, que en el mercado en general. El aumento de los tipos de interés reduce el valor actual de los beneficios, mucho más elevados, que estas empresas esperan generar en el futuro.

A pesar de los vientos en contra actuales, los episodios de intensa volatilidad no son nada nuevo para las compañías de software. En los últimos años, este tipo de compañías en conjunto han sufrido fuertes caídas del 20% al 35% aproximadamente cada 18 meses. Para invertir en este entorno, es fundamental seguir centrándose en empresas de alta calidad con las que estemos contentos incluso cuando la recuperación cíclica se desvanezca. Se trata de cotizadas con características fundamentales duraderas y que, por tanto, tienen más probabilidades de seguir ofreciendo un crecimiento sostenible más allá de los vientos de cola del mercado a corto plazo.

La ciberseguridad y la próxima ola de crecimiento

Una de las tendencias que impulsan las oportunidades del software es el aumento de la necesidad de mejorar los aspectos relacionados con la ciberseguridad. El traslado de los datos y las cargas de trabajo hacia la nube han ampliado el potencial de las amenazas. Esta tendencia se ha visto amplificada por la prisa que ha desencadenado la pandemia para alcanzar un futuro digital.

La transición a la nube ha precipitado un cambio hacia un nuevo enfoque de la ciberseguridad denominado arquitectura de confianza cero. Tradicionalmente, las empresas mantenían sus aplicaciones y datos en centros de datos centrales que solían tener un único punto de entrada protegido por un cortafuegos, la llamada arquitectura de "castle and moat".

La arquitectura de confianza cero sustituye el centro de datos único por una serie de servidores, usuarios finales, cargas de trabajo en la nube y la red que los conecta. Esto requiere la autenticación y gestión de los usuarios para cada servicio y toda la información a la que se accede. Los proveedores de seguridad tradicionales han tardado en adaptarse al modelo de confianza cero, pero han surgido varias empresas de software innovadoras y más pequeñas para llenar el vacío, creando así oportunidades.

La disrupción de los goliats 

Menos visible que la ciberseguridad, pero no menos maduro para la disrupción, es el mercado del software de bases de datos. Toda aplicación creada necesita una base de datos subyacente para funcionar. Los clientes tienden a permanecer con un proveedor de bases de datos durante años, o incluso décadas, porque una vez que las bases de datos se integran en los procesos empresariales, son difíciles de cambiar. El mercado de las bases de datos genera cierta adherencia, pero también cierto aletargamiento.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Los proveedores de bases de datos tradicionales han tardado en adaptarse, lo que les ha convertido en objetivo de los nuevos competidores. Nuevos proveedores como MongoDB están empezando a desafiar a otros gigantes de las bases de datos. Este proveedor de bases de datos orientadas a la nube ha logrado un crecimiento del 50% en su último trimestre, superior al 44% del trimestre anterior. Se trata de una empresa que está emergiendo como líder de la próxima generación.

La nube se globaliza

El ascenso de los nuevos fabricantes de servicios en la nube no siempre se produce a expensas de los gigantes tradicionales. Microsoft, por ejemplo, ha hecho la transformación a la nube con su software Office y su servicio de infraestructura en la nube Azure.

Gracias a Microsoft y a otras firmas del sector, una nueva generación de empresas está ofreciendo una gama más amplia de servicios a pequeñas compañías y particulares de todo el mundo. Algunos ejemplos son HubSpot, una plataforma de ventas y marketing, y Paycom, un proveedor de nóminas y recursos humanos. Ahora los clientes pueden ir a sus páginas web y empezar a operar el mismo día que compran el servicio. Oportunidades como estas no existían realmente antes de la transición al modelo de la nube.

El mercado subestima el potencial del software

Muchas industrias experimentan periodos de innovación y rápido crecimiento, pero la industria del software es única por mantener tasas de crecimiento inusualmente altas durante largos periodos.

Es difícil identificar otro sector que tenga las mismas características en cuanto a la duración del crecimiento que ha experimentado la industria del software. Estas empresas han ampliado su escala y han mejorado sus modelos de negocio a un ritmo poco frecuente en cualquier industria y, con el tiempo, el mercado ha tendido a subestimar cuánto tiempo pueden crecer estas empresas a tasas elevadas.

Han sido 10 años magníficos para el software, y en Capital Group siguen siendo positivos sobre las perspectivas a largo plazo de esta industria.